Claro está que este tipo de viviendas llama la atención escapándose de lo habitual. Los grandes ventanales, altos techos, espacios abiertos o paredes de ladrillo son para muchos una fuente de inspiración. Permiten elementos decorativos más visibles y ofrecen una mayor relevancia a los muebles.