Gracias a la altura de los techos y los grandes ventanales con los que suele contar un loft, las grandes estancias y la carencia de tabiques hacen que se llenen de luz, lo que garantiza unos interiores más luminosos, atractivos y con colores más vivos.